Bicicleta

9 Nov

Bicicleta de Dino Bruzzone

“El deseo de reiterar la contemplación de una obra de arte, es más que la intención de identificarla y re-conocerla. Se trata de explorar y desbordar aquella primera vez. Todo nuevo encuentro con la misma obra de arte desvía mi encuentro precedente. Hay un nuevo encuentro porque la memoria me engaña o porque he olvidado la inquietud precedente gracias a la nueva inquietud. Cuando más intensa sea mi excitación con la obra, más exigente será mi mirada, mi imaginación y mi memoria. Más intensamente se reitera la experiencia estética, menos se la olvida”

Horacio Zabala, en Vademecum para artistas

“El espacio en cuestión”, cincuenta objetos artísticos

El espacio en cuestión es el nombre de la muestra que se puede visitar en el Espacio de Arte de la Fundación Osde. Allí  se exhiben una selección de obras de artistas de distintas generaciones que de una u otra forma cuestionan el espacio ya sea por la intervención, la sustracción, la suspensión, y sobre todo por la creación de un espacio-tiempo que convoca múltiples acercamientos.

El catálogo que la acompaña deja al descubierto cómo fue pensada la muestra, texto abierto en la que diferentes discursividades proponen una trama donde los objetos artísticos dialogan y responden a problemáticas específicas de una época. Espacio, Gravitación y Color son los tres núcleos desde donde se organizan tanto el montaje como posibles lecturas de las obras.

En el prólogo, firmado por María Teresa Constantín se puede leer:

“Pero también hay un tiempo cargado de conmoción/emoción, e incluso agitación, que es el tiempo durante el cual cada visitante recorre la muestra. Este último tiempo es difícil, sino imposible, de ponderar y es, sin embargo, el que quizás más interesa por cuanto es el que marca al visitante.”

Es allí donde gusto detenerme; en el tiempo, ese tiempo personal e intransferible que cada persona detiene, acelera, suspende o disfruta frente a una o varias obras.

Pero previamente una sugerencia: antes de continuar la lectura del post den un paseo por la web de Dino Bruzzone para poder penetrar en esta suerte de tiempo suspendido que crea “Bicicleta”. Allí podrán ver la obra en movimiento y lo más importante tal vez, escuchar la música que la acompaña permanentemente.

Listo? Bien…

Bruzzone es arquitecto y fotógrafo. Habrá estado en Obras aquel 07 de junio cuando Serú Girán presentó el album? Renata Schussheim fue la responsable de lo que para aquellos años era una puesta en escena inusual para un recital de rock. Se podían ver en el escenario ruedas de bicicletas, conejos y flores.

Cruza de cajita musical y maqueta, la obra de Bruzzone captó mi atención. Y coincido con Hans-George Gadamer quien en su libro La actualidad de lo bello desliza que las obras de arte poseen un tiempo propio que se nos impone. Invita, en tanto experiencia de arte, que aprendamos a demorarnos de un modo específico en la obra ya que cuanto más nos sumerjamos en ella, tanto más elocuente, rica y múltiple se nos manifestará. Aquí residiría la esencia de la experiencia temporal del arte.

El espacio maquetado de Bruzzone, en constante movimiento, sugiere una trastocación de las proporciones percibiéndose como miniatura de “algo que ya no está”, pero estuvo quizás, no lo sabemos. Hay un escenario con telón de fondo y luces que apuntan a este perpetuo carrousel de bicicletas y conejos. Una historia -o varias- se narran mientras suena el disco completo. Hay un guiño al espectador, se necesita una competencia particular para descifrar que se trata de un complejo artefacto que evoca una época que tiene fecha precisa y nombres propios.

Pero quizás no, quizás no es necesario entrar por esa “puerta” al objeto artístico. Es entonces  cuando vuelvo a Horacio Zabala y su teoría que apunta a desbordar la primer experiencia estética en favor de una segunda instancia donde entran en juego otras apreciaciones e inquietudes.

Luego de recorrer todo el espacio de  la Fundación donde se exhiben los 50 objetos volví a la Bicicleta de Bruzzone y ya no era la misma que minutos antes. Mediaban ahora otras obras que también retuvieron mi mirada, exigieron que las recorriera exhaustivamente y que poco a poco sin perder su individualidad se volvieron conjunto. No obstante -y admito que volví para terminar de escuchar el disco, entre otros motivos- los conejos seguían girando más allá de todo lo que pudiera pasar en la sala, reproduciendo a escala recuerdos.

La fuerte presencia de la materialidad en esta obra trasciende el saber quién la hizo, en qué contexto o sobre qué historia ese objeto está hablando. Invita a suspender la pretensión de intelectualizar, hasta las últimas consecuencias, a cambio de dejarse llevar de paseo.

Además de Bruzzone se puede ver obra de Juan Carlos Distéfano, Karina El Azem, Sebastián Gordín, Maragrita Paksa, Román Vitali, Esteban Alvarez, Leandro Erlich y Hernán Dompé entre otros.

Esteban Alvarez "Fuegos de luces"

Sebastián Gordín "Que parezca un accidente"

Anuncios

Una respuesta to “Bicicleta”

  1. julieta 12 noviembre, 2010 a 22:22 #

    buenísimo el blog!!!!, buenísima la reseña de esta muestra!!!Felicitaciones.Se percibe mucho amor y dedicación en el laburo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: