Quiero todo

23 Nov

Los excesos de López

El Ekeko Pop observa desde su esquina a todos los visitantes que pasan por la Galería Ruth Benzacar para ver la última muestra del fotógrafo argentino Marcos López -última por lo novedoso y no por despedida- .

El altar del Ekeko Pop está rodeado por todos los símbolos y lugares comunes del arte de las últimas décadas. Las latas de sopa Campbell y las cajas Brillo de Warhol, portadas de revistas de arte que supieron legitimar y entronizar a varios artistas, billetes que se derraman por doquier, mazorcas de maiz gigantes -Minujín presente en el altar!-, la calavera cubierta de diamantes de Hirst y todo el pop art que supimos decodificar con tantos años a cuestas.

López junto al Ekeko

Quiero todo…No sé si estará bien, o estará mal, pero quiero todo

López es autor de uno de los textos que acompaña el catálogo de su muestra. Y como saben, Inestable gusta detenerse de vez en cuando en los textos que, escritos por críticos de arte o por los mismos artistas, expanden la trama. Pueden dejar abiertos interrogantes, o pueden cerrar y clausurar la mirada, pueden trasladar al espectador hacia los márgenes o por el contrario intentar funcionar como lupas que hacen foco.

Lleva por título Exceso, igual que la muestra. Una declaración de principios inaugural, escrito en primera persona: Quiero todo y desde ese todo se desprende “qué todo” es el que quiere Marcos López. Deseos viscerales escritos desde la voracidad de quien no quiere perderse nada de lo que le interesa, sin importar – eso parece aunque no puedo confirmarlo aún- si puede o no inscribirse en su poética,  esa suerte de “marca” de artista que tanto gustan los críticos de fijar y estabilizar.

López quiere  ser Jeff Koons y ser también la Cicciolina, quiere bailar en el Club 69, filmar con Alejandro Urdapilleta, quiere ser Mister Chasman y Chirolita a la vez, quiere desdoblarse, contradecirse y cambiar de ideología si llega a ser necesario, quiere que Aliona -su hija de cinco años- no crezca y cree que es posible y hasta lícito emular a Picasso cuando sostenía que “si se acabó el rojo le pongo azul”.

Las obras expuestas no pertenecen en su totalidad a Marcos López.  En algunos casos fueron hechas parcial o totalmente por otros artistas o artesanos. El ekeko fue realizado por Mariano Raffo -escultor santafecino, como López-; también están allí invitados a colaborar Elba Bairón,  Paola Balario y Miguel Valverde que es responsable de haber pintado y retocado muchas de las fotografías que se exponen.

Retomando las lecturas que Inestable visita y revisita, el concepto de intertextualidad propuesto por Gerard Genette sirve -si es que se puede hablar de utilidad- para abordar algunas de las obras. Es así como se puede leer el altar del ekeko, la instalación habilita la posibilidad de inscribirla como parte de una genealogía que permite que se solape con todas las otras obras convocadas por López, conformando una escena donde como mínimo, se sospecha una vez más qué tan natural resulta hoy esta convivencia que atraviesa el tiempo y el espacio.

Otra inquietud que surge al contemplar la puesta general de Marcos López es aquella que Roland Barthes en 1967 supo delinear y que retomaba en su momento, de alguna manera, otras muertes -el “Dios ha muerto” hegeliano por ejemplo- y que tenía que ver con la muerte del autor. Barthes proponía reservar al lector o espectador el papel activo de recoger la multiplicidad de interpretaciones para rastrear en las obras las huellas de un plausible sentido y las resonancias o ecos de otras obras, la ilusión de recuperar la unidad en sus imprevisibles recorridos.

En Exceso hay eso, exceso, que supera lo que hasta ahora se podía encontrar cuando López exponía, acá hay más, mucho más. Están, claro, algunas de las fotografías technicolor más conocidas de su trayectoria, pero también se exponen dos pequeñas fotografías en blanco y negro de su primer época que muestran otro tipo de trabajo y otras preocupaciones, no falta el altar al Gauchito Gil ni el sireno sentado. No falta nada y lo más interesante quizás, no sobra nada.

Bienvenidos a Carlos Paz

Criollitas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: