Breve crónica de un regreso -con cierta gloria-

8 Feb

Un puzzle incompleto: MAMBA

La reapertura. De eso se trata este post. Pero desde varios ángulos.

Marcelo Grosman, Guilty!

Uno.

Quiero comenzar, como museóloga que soy al fin de cuentas, dando una impresión de la gente que trabaja en el museo:  clara actitud proactiva para evacuar dudas, responder a todo y dar una mano con la mejor predisposición. Este punto suma mucho, creanme; en muchas instituciones -no en todas!!- el personal que tiene contacto directo con los visitantes muestra indiferencia, falta de interés y voluntad manifiesta.

En la mayoría de los casos uno no suele cruzarse por las salas con los curadores, museólogos y directores; la interacción es con los que a diario están cuidando los espacios, vendiendo entradas y demás tareas importantes. Soy amiga de los museos que invitan a permanecer más tiempo del que tenía planeado.


Dos.

La reapertura se llevó a cabo con la inauguración de sólo 2 salas – resta para un futuro no muy lejano aunque incierto una gran parte del edificio- y en cada una se montaron dos muestras/ relatos que dan cuenta de la “personalidad del Mamba”. En el primer piso tenemos “El imaginario de Ignacio Pirovano” y sólo ingresar a la sala alcanza para estar frente a un gran número de obras  que se articulan según su inscripción en lo que podríamos clasificar como arte cinético, arte abstracto, arte concreto e informalismo. Obras que se pueden datar entre finales del ’30 y hasta la década del ’60 de la mano de artistas como Albers, Matisse, Miró, Le Parc, del Prete, Hlito, Delaunay…un banquete telemático!!

Pirovano, un prestigioso cirujano argentino nacido en 1844 -sí, es el mismo que lleva su nombre el hospital- , conformó su colección guiado por el crítico Rafael Squirru. Es una buena instantánea de aquellos años y una nueva oportunidad para establecer similitudes y confluencias entre artistas nacionales y extranjeros. Sintonías y búsquedas formales similares.

"Estudio para homenaje al cuadrado" de Joseph Albers, 1950

La sala de planta baja, y allí elijo detenerme, alberga “Narrativas inciertas”, una propuesta curada por Valeria González . No estoy de acuerdo con la palabra inciertas en este título/contexto. Laura Buccellato, directora del museo, fue quien lo propuso. Entiendo que tiene que ver con el principio de incertidumbre de Heisenberg, tal como lo preanuncia González al comienzo del texto que forma parte del catálogo de la muestra. La incertidumbre en esta elección tiene que ver – sintéticamente- con que el siglo XX  ha dotado a este concepto de un estatuto científico, a contramano de lo que sucedía en la antiguedad. Sin embargo me parece que resulta críptico en algún sentido, la palabra se presta a otras resonancias no tan eruditas como las que tomó Buccellato.

"Sin título" de Mariano Sardón

El grupo de artistas locales que expone tiene entre sus filas a muchos de los que vienen produciendo desde distintos lenguajes y poéticas, obras interesantes. Conviven instalaciones, fotografías, pinturas, esculturas, objetos, performances registradas en video y todas las producciones tienen, dentro de las posibilidades y dimensiones de la sala, el espacio suficiente para entablar esa relación dialéctica con cada espectador. Faltan algunos bancos, por qué no decirlo y solicitarlos!

No obstante la selección de artistas es super atinada. Pueden faltar algunos, nunca sobran…pero siempre existe el recorte y lo sospecho inevitable.

Está Sebastián Gordín que cada día me atrapa más. Expone un trabajo exquisito hecho en madera con la técnica de la marquetería que deja sin aliento por la belleza y la minuciosidad, todos sus trabajos – sus cajas sobre todo- resplandecen con luz propia.

Estanislao Florido – quien fue protagonista de un posteo en este blog- vuelve con una instalación que retoma pintura y video para dar vida a otra de sus historias que ancla en este caso en una Ciudad perdida, que tiene como trasfondo la Metrópolis de Fritz Lang.

Mariano Vilela sorprende con sus obras que rescatan y reactualizan algunos géneros old fashion del arte: naturaleza muerta, retrato y paisaje. Con la técnica del grafito y barniz sobre papel y enmarcadas con ese estilo tan característico que tenían las obras allá por el siglo XVIII desafía la mirada del espectador que hasta ese momento venía rodeado de pura performance y video instalaciones.

En una entrevista que encontré realizada por Leonardo Cavalcante, Vilela decía esto:

“La pintura es tan prominente en el arte que uno podría confundirse y en lugar de decir historia del arte podría decir historia de la pintura. Por lo tanto, como la historia del arte es el tema de mi trabajo siempre voy en búsqueda de eso, la cita, y traer al presente experiencias pasadas. Hay algo interesante en replicar algo que fue especialmente hecho con oleo o un fresco y hacerlo con grafito en blanco y negro, hay una traducción que en teoría volvería más contemporánea mi obra y aquella también, por mas pérdida que sea la experiencia vital que llevó adelante la creación de un trabajo como aquel que yo traigo a colación.”

"Flores recobradas" de Mariano Vilela

La lista de artistas es extensa y la experiencia de recorrer la sala es intensa. No se lo pueden perder: Esteban Pastorino, Hernán Marina, Dino Bruzzone, Nicola Constantino, Martin Legon, Diego Gravinese, Débora Pierpaoli y muchos más.

Tres

Había mucha expectativa -bien fundada- en la reapertura del Mamba y quizás por eso y por el tiempo que le llevó a las autoridades dar este primer paso, esperaba más. Más en varios sentidos.

Esperé por ejemplo, algo más arriesgado…no sé. Si bien las dos muestras están bien montadas, hay un cierto desaprovechamiento del espacio. Esa gran e imponente escalera merece ser intervenida. También el hall de entrada o inclusive la fachada. Por lo menos en este primer tiempo, sólo para que quienes transitan por la Av San Juan se detengan, se den cuenta que algo pasa allí adentro. El famoso y nunca desarrollado Polo Sur -aquel proyecto que tenía como horizonte armar una trama de museos, galerías y espacios culturales- necesita un poco más de bullicio. El tiempo pasa y la disputa silenciosa es esa: lograr que la gente en su tiempo de ocio también tenga en cuenta como parte de sus planes visitar un museo… entonces hay que abrir cafeterías, librerías, colocar confortables sillones donde quedarse contemplando una obra o escribiendo una idea interesante…yo creo que podrían haber replanteado estos puntos que, por lo menos para Inestable, también son parte de la experiencia maravillosa de entrar a un museo.

Y les paso un dato más para aquellos que salen, como Inestable, con la cámara de fotos: no permiten sacar fotografías dentro de las salas. Pero se pueden solicitar vía mail, así es como conseguí las que pudieron disfrutar en el posteo.





Anuncios

2 comentarios to “Breve crónica de un regreso -con cierta gloria-”

  1. sz 8 febrero, 2011 a 22:19 #

    Excelente !!!

  2. Mariano Soto 9 febrero, 2011 a 4:32 #

    Buena crónica! Es necesario que se escriba mucho sobre el MAMba, ya que desde el debate, la crítica constructiva y el intercambio de ideas nace la revisión, el trabajo en equipo y, por ende, la búsqueda de la excelencia…
    Felicitaciones Inestable!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: